Síntoma del Glaucoma y cómo tratarlo

¿Qué es el Glaucoma y cuáles son sus síntomas?

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad de los ojos que se caracteriza por una pérdida total o parcial de la visión. La causa principal es la influencia de varias enfermedades subyacentes que dañan el nervio óptico.

Existe más de un millón de fibras nerviosas en el nervio óptico, su función es llevar la luz que absorbe la retina y conducirla hasta el cerebro. Si el nervio óptico se afecta, también se reducirá la cantidad de información que el cerebro recibe y esto se traduce en una pérdida de la visión.

¿Qué causa el Glaucoma?

Dentro de nuestro ojo se encuentra un líquido claro llamado “humor acuoso” que comunica la córnea y el iris, y se encarga de alimentar los tejidos a su alrededor. Una vez que cumple su función, este fluido sale por una malla esponjosa que se encuentra en el fondo del ojo, si sale demasiado lento por la malla o ésta se obstruye, la presión del ojo aumenta y puede llegar a niveles tan altos que dañan el nervio óptico, es allí cuando se diagnostica el glaucoma.

El glaucoma no tiene cura, si se trata a tiempo, en las etapas tempranas de la enfermedad, se puede demorar o controlar los grados de pérdida de la visión. Es posible retrasar el proceso de deterioro hasta 30 años si se mantiene un cuidado constante y se cuenta con la eficiente asesoría de un médico oculista experto en la materia.

Síntomas del Glaucoma

Hay dos tipos principales de glaucoma, el de ángulo abierto, o de ángulo cerrado, veamos cuáles son sus síntomas:

Glaucoma de ángulo abierto

En esta enfermedad las causas pueden ser genéticas si uno de los padres o abuelos ha padecido la enfermedad. Se caracteriza por un aumento muy pequeño y gradual en la presión del ojo. Como no constituye una verdadera molestia, la persona no nota los cambios hasta que la enfermedad ha avanzado al siguiente nivel.

Quienes lo padecen empiezan a tener problemas para usar su visión periférica, es decir, que frecuentemente no verán los objetos o formas a los extremos de los ojos.

En los estados avanzados de la enfermedad, la vista se concentra en forma de túnel, y solo pueden ver lo que tienen al frente.

Glaucoma de ángulo cerrado

Este tipo de glaucoma es una emergencia médica, se produce de manera repentina por un aumento en la tensión intraocular del ojo, que puede ser causada por un traumatismo o el uso de algunos tipos de gotas para dilatar la pupila. En esos casos es necesaria la atención médica inmediata porque es imperativo que se reduzca la tensión en el menor tiempo posible.

Los síntomas de este glaucoma incluyen dolor en los ojos, cefalea intensa, visión alterada o borrosa, sensación de náuseas o vómitos, enrojeciendo de la esclerótica, es decir, la parte blanca del ojo, y en algunos casos el paciente puede ver halos alrededor de las luces.

Cómo saber si tengo glaucoma

¿Qué puedo hacer para retrasar mi glaucoma?

Si te han diagnosticado la enfermedad, no es el fin del mundo, hay muchas cosas que puedes hacer o cuidados que debes tomar para que la enfermedad avance lo más lentamente posible y puedas llevar una vida dentro de los parámetros normales.

Tu estilo de vida jugará un papel esencial en este sentido, te recomendamos seguir estos consejos para controlar la presión de tus ojos:

  • Aliméntate sano, una dieta rica en zinc, cobre, vitaminas y antioxidantes te ayudarán a tener una mejor salud ocular.
  • Haz ejercicios que puedan reducir la presión ocular, para esto debes consultar a tú medico cuáles de ellos no representan un peligro para tu caso particular.
  • Baja el consumo de café, las bebidas energéticas suelen aumentar la tensión de los ojos.
  • Usa una almohada alta para dormir, si mantienes tu cabeza elevada 20 grados, reducirás la presión ocular mientras duermes.
  • No bebas grandes cantidades de líquido en una sola toma. Los líquidos como el agua son sanos, pero bébela con frecuencia en cantidades moderadas. Beber más de un litro en un periodo de tiempo corto puede aumentar la tensión intraocular.
  • Usa tus gotas oftalmológicas religiosamente. El médico te prescribirá el uso de medicamentos, si no sigues el tratamiento al pie de la letra, tu enfermedad avanzará más rápido.
  • Mide de manera periódica la tensión de tus ojos, puedes hacerlo visitando al oculista o comprando un tonómetro de uso doméstico; este dispositivo desechable se puede utilizar hasta seis veces al día y toma mediciones que guarda en tu celular, se encuentra en Europa y Estados Unidos, y aún se debate si sus mediciones son lo suficientemente exacta para ser considerado una herramienta profesional.

La tensión ocular no es un juego, el parámetro normal en que debe estar tu presión se ubica entre los 10 y 20 mm Hg; dependiendo del grueso de tu córnea. Si tienes antecedentes familiares, o ves chispas de luz de vez en cuando, es necesario que te hagas una prueba de PIO, y el oftalmólogo decidirá cuáles pruebas debes hacerte dependiendo del estado de salud en que se encuentre tu visión.

Si este post te ha resultado útil, compártelo en tus redes sociales. Y para finalizar te dejamos un poema de Antonio Machado…

El ojo que ves no es
ojo porque tú lo veas
Es ojo porque te ve…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *