Que es la ELA

Qué es la Esclerosis Lateral Amiotrófica

¿Qué es la Esclerosis Lateral Amiotrófica?

La esclerosis lateral amiotrófica, o ELA, es una enfermedad del sistema nervioso (neurológica) progresiva que destruye las células nerviosas y causa discapacidad.

Se suele hacer referencia a la ELA como enfermedad de Lou Gehrig, debido al famoso jugador de béisbol a quien se le diagnosticó la enfermedad. Algunos estudios de medicina dicen que el ELA es un tipo de enfermedad de las motoneuronas en la que las células nerviosas gradualmente se rompen y mueren. Determinados casos son hereditarios.

Neurona
La ELA afecta de manera progresiva las células del SNC

Factores de riesgo:

Los factores de riesgo establecidos para la ELA comprenden los siguientes:

Herencia. Del 5 al 10 por ciento de las personas con ELA la heredan (ELA hereditaria). En la mayoría de los casos de personas con ELA hereditaria, existe una posibilidad de un 50 por ciento de que sus hijos desarrollen la enfermedad.

Edad. El riesgo de padecer ELA aumenta con la edad, y es más frecuente entre los 40 y los 60 años.

Sexo. Antes de los 65 años, la cantidad de varones que desarrollan ELA es un poco mayor que la de las mujeres. Esta diferencia entre varones y mujeres desaparece después de los 70 años.

Genética. Se encontraron muchas similitudes en las variaciones genéticas de las personas con ELA hereditaria y algunas personas con ELA no hereditaria. Estas variaciones genéticas podrían hacer a las personas más propensas a la ELA.

Red de Neuronas
Actividad Neuronal, Imagen Obtenida de, https://concepto.de/neurona/

Síntomas de la ELA:

Los signos y síntomas tempranos de la ELA incluyen lo siguiente: Dificultad para caminar o hacer tus actividades diarias, tropiezos y caídas, debilidad en las piernas, pies o tobillos, debilidad o torpeza en las manos, balbuceo o dificultad al tragar, calambres musculares y fasciculaciones en los brazos, hombros y lengua, dificultad para sostener la cabeza o mantener una postura correcta.

La ELA comienza frecuentemente en las manos, pies o miembros inferiores y, luego, se extiende a otras partes del cuerpo. Mientras avanza la enfermedad y se destruyen las células nerviosas, los músculos comienzan a debilitarse progresivamente. Esto termina afectando la capacidad para masticar, tragar, hablar y respirar. Por lo general, la ELA no afecta el control de los intestinos o de la vejiga, y tampoco afecta los sentidos o la capacidad para pensar. Es posible que interactúes activamente con tu familia y amigos.

Este articulo se llevo a cabo, gracias a la colaboración de CEU Universidad Cardenal Herrera

Accede a su Sitio web aquí

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *