Vitamina D, ¿Qué es y para qué sirve?

La época de pandemia que se vive en el mundo ha levantado varias hipótesis sobre cómo combatir la enfermedad por SARS-Cov-2, esto es controversial aún ya que los estudios se limitan al rango de tiempo relativamente corto en que la enfermedad está establecida como pandemia. Sin embargo se han descrito postulados interesantes sobre la forma de reducir factores de riesgo para COVID-19 grave y otras enfermedades respiratorias.

En este artículo nos centraremos en las propiedades de la vitamina D y cómo podría proteger a la población de desarrollar formas graves de enfermedades del tracto respiratorio, incluida dentro de ellas la COVID-19.

¿Qué es la vitamina D?

La vitamina D es una hormona esteroidea que cumple varias funciones dentro de nuestro organismo, siendo la más característica la regulación del metabolismo mineral y óseo a través de la absorción de Calcio, por lo que tiene gran importancia en el desarrollo de enfermedades como la osteoporosis o el raquitismo.

La cantidad de vitamina D en las personas es variable dependiendo de varios factores como la alimentación, exposición al sol, e incluso el color de la piel. Las personas que pueden necesitar de vitamina D suplementaria son: personas mayores, lactantes, personas de piel oscura, personas con enfermedades del hígado, fibrosis quística y enfermedad de Crohn, personas obesas o que se hayan realizado una derivación gástrica.

La vitamina D corresponde a una molécula compleja, resultado de una transformación que se produce en nuestro organismo. Las formas inactivas de vitamina D antes de ser transformadas a su forma activa (la que va a realizar su función) se conocen como vitamina D2 (Ergocalciferol) y D3 (colecalciferol). La vitamina D2 es de origen vegetal, a diferencia de la vitamina D3 que es de origen animal.

para-que-sirve-la-vitamina-d

¿Cómo obtiene el cuerpo vitamina D?

Nuestro organismo obtiene vitamina D a través de: exposición de la piel al sol, alimentos ricos en vitamina D y suplementos vitamínicos. La manera en que se obtiene mayor cantidad de vitamina D, y la más económica, es la exposición al sol en horas de la mañana (9 o 10 de la mañana) o  de la tarde a partir de las 16 horas, esta exposición debe ser de aproximadamente 15 minutos.

Algunos de los alimentos que contienen vitamina D son: huevos, pescado de mar (atún, sardina), leche, hongos y algunos cereales fortificados.

Los suplementos vitamínicos deben ser recetados por el médico, y usualmente se prescriben cuando hay una deficiencia o insuficiencia de esta vitamina confirmada por exámenes paraclínicos.

¿Qué funciones tiene la vitamina D?

Como se había mencionado anteriormente, la vitamina D cumple funciones importantes en el sistema musculoesquelético, además de funciones extraesqueléticas como la potenciación de la respuesta inmune y su modulación. Esta última función es la más destacable en lo que concierne a la prevención de presentaciones graves en enfermedades del tracto respiratorio, ya que al parecer brinda protección por diferentes mecanismos.

Los mecanismos por los cuales la vitamina D protege al tracto respiratorio correspondería a: estimulación del sistema inmune innato y adaptativo, estimulación de la adhesión intercelular de células epiteliales (crean una mejor barrera), estimulación de secreción de interleucina 37 (IL 37 inhibe replicación de algunos virus), y liberación de péptidos antimicrobianos por células inmunitarias como macrófagos.

El conjunto de estas funciones ayuda a preparar al sistema inmune frente a distintos patógenos, optimizando la respuesta inmune.

Nuestro sistema inmune al detectar un patógeno comienza a liberar sustancias proinflamatorias como citocinas, que causan inflamación y edema. Esto es importante al hablar de la gravedad en enfermedades como la COVID-19, ya que se ha descrito una tormenta de citocinas que termina generando más daño y la muerte.

La vitamina D al ser un modulador de esta respuesta inflamatoria, podría proteger de una exacerbación de estas sustancias, evitando el progreso de la infección hacia una forma grave.

de-donde-se-obtiene-vitamina-d

Metabolismo de la vitamina D

La vitamina D como se había mencionado, puede ser obtenida de diferentes formas, una de las más importantes es la obtención a través de la exposición al sol. Los rayos UV interactúan con la 7-dehidrocolesterol de nuestra piel en la dermis, transformándola en vitamina D3 (colecalciferol), la cual es inactiva.

La vitamina D3 debe llegar al hígado a través de proteínas transportadoras, una vez allí se une a la 25-hidroxilasa formando calcidiol, este calcidiol es el que se utiliza en la “prueba de vitamina D”. Una vez formado el calcidiol, este es transportado hacia los riñones, en donde se une a la 1 alfa hidroxilasa formando el calcitriol, siendo este la forma activa de la vitamina D.

Es importante mencionar que la 1 alfa hidroxilasa no solo se encuentra en los riñones, sino que también se encuentra en células inmunitarias como los macrófagos.

El calcitriol ingresa a la célula y se une al receptor de vitamina D, dirigiéndose al núcleo, en donde se unirá al receptor x retinoide, estimulando la expresión de proteínas que cumplirán una función específica como el metabolismo mineral y óseo antes citado.

Tenemos una versión en video a cerca de la vitamina D para ti, sigue este enlace para verlo 🤩

¿La vitamina D puede ser tóxica?

La vitamina D en exceso puede producir efectos graves en el organismo, mediados principalmente por la hipercalcemia (aumento del calcio en sangre) que produce una administración excesiva.

La hipercalcemia producida por vitamina D puede traer consecuencias como injuria renal (daño renal), encefalopatía, coma, enfermedad renal crónica, arritmias cardiacas, entre otros. Es por esto que es importante no automedicarse y consultar con un médico antes de adquirir un suplemento de vitamina D.

Es recomendable usar métodos naturales para suplementar o reforzar nuestro suministro endógeno de vitamina D a través de los alimentos y la exposición a los rayos del sol.

Vitamina D y sistema inmune

Nuestro sistema inmune se defiende de agentes extraños a través de sustancias que atraen a otras células inmunes, o que promueven la destrucción de los microorganismos como tal, como el complemento o la inflamación. La vitamina D estimula estos mecanismos y los regula a la vez.

La respuesta inmune es importante para combatir al microorganismo que nos está agrediendo, sin embargo cuando esta respuesta es exagerada se produce más daño que beneficio, por lo que las células inmunitarias deben tener una señal que les diga cuándo detenerse.

Como se mencionó, células como los macrófagos o células dendríticas poseen en su citoplasma 1 alfa hidroxilasa, la cual ayudará a la vitamina D inactiva a convertirse en calcitriol y unirse al receptor de vitamina D, pudiendo ingresar al núcleo y estimular de expresión de péptidos antimicrobianos como las catelicidinas y β- defensinas, que se encargan de atacar al patógeno.

Regulación del sistema inmune

La regulación de la respuesta inmune de la vitamina D se produce gracias a la inhibición del complejo mayor de histocompatibilidad de tipo 2(MHCII), reduciendo así parcialmente la liberación de citoquinas proinflamatorias, además de estimular la producción de interleucinas antiinflamatorias.

La vitamina D no actúa como inmunosupresor, como sería el caso de los corticoesteroides, sino que se encarga de modular la respuesta del sistema inmune.

Esta función es muy importante al momento de una infección, o en el desarrollo de enfermedades autoinmunes como el lupus.

vitamina-d

Vitamina D y COVID-19

La vitamina D al cumplir una función importante en la modulación de la respuesta inmune, se plantea la premisa de que esta vitamina podría ayudar a la prevención de la presentación grave de COVID-19.

Algunos estudios recientes describen la correlación de niveles bajos de vitamina D (por debajo de 30 µg/L) con presentación grave de COVID-19 y muerte, como lo detalla Brenner et al.

La COVID-19 grave se caracteriza por la llamada “tormenta de citoquinas”, que no es más que una exacerbación de la respuesta inmune frente al virus, liberando de manera exagerada citocinas proinflamatorias, aumentando la neumonía y causando incluso la muerte. Por esta razón se pone a discusión el uso de vitamina D de manera preventiva para pacientes con COVID-19 o aquellos que no hayan sido infectados y tengan una deficiencia o insuficiencia de vitamina D.

La vitamina D podría ayudar a disminuir las muertes por COVID-19 en poblaciones de riesgo, ya que son estos pacientes los que usualmente suelen tener insuficiencia de vitamina D, por lo que una correcta suplementación sería imperativa.

Recomendaciones en Atención Prehospitalaria

El personal paramédico no está exento de atender casos de intoxicación por vitamina D, por lo que es importante reconocer signos y síntomas de una hipercalcemia que podría ser consecuencia del abuso de suplementos de vitamina D. Algunos de estos signos y síntomas son: deshidratación, poliuria, polidipsia, alteraciones en el estado mental, etc.

La correcta anamnesis también nos llevará hacia el diagnóstico de intoxicación por vitamina D utilizando herramientas como la entrevista SAMPLE.

La difusión de recetas a través de redes sociales ha aumentado la automedicación en la población, y con ello el riesgo de intoxicaciones, y el personal prehospitalario debe estar consciente de esto.

Es importante realizar una monitorización del ritmo cardiaco, ya que algunos pacientes pueden presentar arritmias cardiacas, que deben ser manejadas de acuerdo a los protocolos establecidos.

El transporte de un paciente intoxicado por vitamina D es importante para la corrección de la hipercalcemia, ya que en casos más graves los pacientes pueden requerir de hemodiálisis.

Fuentes

Brenner,H et al. Vitamin D Insufficiency and Deficiency and Mortality from Respiratory Diseases in a Cohort of Older Adults: Potential for Limiting the Death Toll during and beyond the COVID-19 Pandemic? Nutrients 2020, 12(8), 2488

Ilie,P et al. The role of vitamin D in the prevention of coronavirus disease 2019 infection and mortality Aging Clin Exp Res. 2020 May 6

Puentes, J et al. Vitamina D. Consenso colombiano de expertos. 2017. ResearchGate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *